Si quieres implicarte en el apoyo a las víctimas de minas, y contribuir a su erradicación, mándanos un mensaje a la aapss@saharasevilla.org y te mandaremos un regalo que te hará ser parte del grupo de personas antiminas

 

 

En el marco del proyecto “Aliviar el sufrimiento de las personas saharauis refugiadas víctimas de minas, atendiendo a principios y valores humanitarios y de justicia de género tercera fase: multiplicando los alcances” (PS62), cuyo objetivo es mejorar la salud integral y la dignidad de las personas saharauis refugiadas con diversidades funcionales provocadas por minas, con especial atención a las mujeres, a través de servicios y productos de primera necesidad, se realizó en Sevilla una campaña de sensibilización sobre la situación de las víctimas de minas saharauis.

Esta intervención, financiada por el Ayuntamiento de Sevilla, muy implicado en intervenciones sucesivas en la acción contra las minas a través de su Servicio de Cooperación al Desarrollo, y que ejecutan de forma conjunta la Asociación Saharaui de Víctimas de Minas (ASAVIM), la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla (AAPSS) y la Media Luna Roja Saharaui (MLRS), ha promovido el desarrollo de un Programa integral de atención a víctimas de minas con enfoque de derechos y de género.

El proyecto, en su tercera fase, ha trabajado por el fortalecimiento del equipo para la atención integral a las víctimas de minas saharauis, servicios sanitarios domiciliarios para 100 víctimas (atención médica, fisioterapia y atención psicológica), la mejora de las condiciones higiénicas y nutricionales de 50 víctimas y sus familias cuidadoras con refuerzos alimentarios y productos para aseo e incontinencia, y el apoyo a la autonomía de 60 víctimas con ayudas técnicas y adaptaciones de sus jaimas.

Se presentaron durante la campaña de sensibilización, que se presentó en la nave de la AAPSS y se desarrolló de forma online, dos nuevas herramientas creadas a lo largo del proyecto para mejorar la atención a las víctimas, el primer Censo de víctimas mortales y el Diagnóstico sobre necesidades específicas de las mujeres víctimas y las mujeres cuidadoras.

 

NUEVO CENSO DE VÍCTIMAS MORTALES

Kaltum Sidahmed perdió a su hijo Ahmed con 13 años

 

La situación de las familias con víctimas mortales es en general menos visible. Incluso para personas que están trabajando con víctimas de minas, el desconocimiento de la situación de las familias con víctimas mortales es especialmente dramático. Hasta la fecha no existía en los campamentos saharauis un registro de las personas muertas ni de sus familias como víctimas de minas, quedando en el absoluto anonimato. De ahí la importancia de este primer censo de víctimas mortales de minas promovido por el proyecto.

En esta primera fase se ha censado 48 casos de víctimas mortales, 39 hombres y 9 mujeres, quince de las cuales fallecieron tras el alto al fuego de 1991, la última en 2018, mostrando la continuidad de la situación de riesgo en el Sahara Occidental. Minas antipersona, antitanque y bombas de racimo fueron la principal causa de estos accidentes que provocaron el fallecimiento inmediato de las víctimas, entre las cuales se encontraban cuatro menores que intentaban jugar que estas armas trampa.

Los familiares de las víctimas no recibieron ayuda económica ni otro tipo de reparación tras los accidentes, lo que era una de las preocupaciones de ASAVIM que tenía entre sus objetivos la elaboración de este censo que seguirá activo en el futuro una vez superada la situación provocada por la pandemia Covid 19 que limita los movimientos necesarios para continuar recabando información.

 

DIAGNÓSTICO SOBRE NECESIDADES ESPECÍFICAS DE LAS MUJERES VÍCTIMAS Y MUJERES CUIDADORAS

 

Ahondar sobre las huellas que las minas dejan en la vida de las víctimas y sus familias, nos permite ver una serie de cambios vertiginosos que se desencadenan tras el accidente y en los cuales las mujeres deben asumir las mayores cargas. Desde su afectación como víctimas directas a las labores de cuidado y su nuevo rol de cabezas de familia. Conocer sus problemas y necesidades es fundamental para una correcta atención a las víctimas de las minas.

El diagnóstico, elaborado participativamente tanto con mujeres víctimas de minas y restos de guerra como las que ejercen el rol de cuidadoras a través de grupos de discusión y encuestas, ha puesto sobre las mesas las preocupaciones y necesidades de estos colectivos que se enfrenta a los problemas derivados de las lesiones provocadas por los accidentes.

Se identificaron sus problemática, visibilizando la importancia de generar medidas para favorecer la movilidad, la accesibilidad y la autonomía de las personas que sufren importantes discapacidades en el contexto complejo del refugio, la formación de especialistas en su abordaje, el desarrollo de políticas públicas y sensibilizadoras sobre la diversidad funcional y sus cuidados, y el fomento de medidas de inclusión socio-económica.

El Tratado de Ottawa o la Convención sobre la prohibición de minas antipersonales es un tratado internacional de desarme que prohíbe la adquisición, la producción, el almacenamiento y la utilización de minas antipersona. Se firmó en 1997 gracias a la movilización popular y entró en vigor en 1999.  La atención a las víctimas es uno de los pilares de la acción contra las minas. Conocer su situación y ayudar a visibilizarla en una contribución importante para mejorar sus vidas y apoyar la erradicación mundial de las minas, un arma pensada para provocar el mayor daño posible que es la causa de sus problemas.

 

+INFO EN EL DOCUMENTO DE PRESENTACIÓN DE LA CAMPAÑA DE SENSIBILIZACIÓN SOBRE LAS VÍCTIMAS DE MINAS:

Presentacion-Sevilla-Sensibilizacion-PS62-Ayutamiento-de-Sevilla