NOTA DE PRENSA
Sevilla, 16 de Noviembre de 2009
La defensora saharaui de Derechos Humanos, que también sufre importantes lesiones en la columna lumbar, fue nuevamente expulsada por la noche del aeropuerto en una camilla para enfermos

La salud de Aminetu Haidar, muy débil tras las primeras doce horas de huelga de hambre, corre un grave peligro

La úlcera sangrante que se le diagnosticó hace unos días en el madrileño Hospital de la Paz podría provocarle la muerte

Después de las primeras doce horas de huelga de hambre, la salud de Aminetu Haidar se complica. “Estamos muy preocupados, está agotada y casi sin aliento”, afirmaba esta mañana el delegado del Frente Polisario en las Islas Canarias, el señor Mohamed Salem. La huelga de hambre de Haidar pone en riesgo su vida, ya que en el último informe realizado por el doctor Suárez de Parga, especialista del Hospital de La Paz, se le diagnosticaba una úlcera sangrante. Este grave problema digestivo la obliga a ingerir varias veces al día alimentos en pequeñas cantidades o, en su defecto, corre el riesgo de sufrir una crisis sanitaria grave. Si la úlcera empezara a sangrar, podría provocarle la muerte.

Este diagnóstico fue realizado hace tan sólo unos días cuando Aminetu Haidar regresaba de Nueva York camino de El Aaiún, tras recibir el “Premio Coraje Civil 2009” de la Fundación Train. La defensora de Derechos Humanos es tratada por tres especialistas del hospital madrileño, los doctores Suárez de Parga (Digestivo), Robles (Medicina Interna) y Hernández Gil (Traumatología), este último, por lesiones en la columna lumbar. Por esta razón y exclusivamente para la atención médica de su salud, muy debilitada por las torturas recibidas en las cárceles marroquíes, Haidar posee un certificado temporal de residencia por razones humanitarias que caduca dentro de un mes.

Según Salem, todo lo que está sucediendo atenta contra su vida. Cuando ya había comenzado la huelga de hambre y mientras permanecía recostada en una colchoneta tras los difíciles acontecimientos de los últimos días –entre ellos, su detención en Marruecos y un interrogatorio de casi 24 horas “de gran violencia psicológica”, como lo describía la activista de Derechos Humanos-, Aminetu Haidar fue nuevamente expulsada anoche del aeropuerto. “Sin contemplaciones”, declaraba el representante del gobierno saharaui en las islas, los agentes la colocaron en una camilla para enfermos y la dejaron en la acera exterior del aeropuerto de Lanzarote, donde ha pasado la noche castigada por el frío y los mosquitos. Una actitud de la Guardia Civil que, según Mohamed Salem, “no es coherente con la condición de residencia por razones humanitarias para atención médica que ha alegado el ministro Moratinos para secuestrarla en España”.

Resumen últimos días:
http://saharasevilla.blogspot.com/2009/11/aminetu-haidar-interpone-una-denuncia.html