La obra de Isidro López-Aparicio denuncia desde el aire el olvido del pueblo saharaui.

El artista granadino y presidente del Foro Europeo de Bellas Artes (The Fine Art European Forum) Isidro López-Aparicio desarrolló el viernes pasado 11 de septiembre en Sevilla una espectacular ‘performance’ cuyo objetivo era visibilizar la difícil realidad que vive el pueblo saharaui, en situación de olvido y abandono por parte de la comunidad internacional.

En una explanada del Polígono Industrial La Negrilla, el artista suspendió en el aire, cabeza abajo y colgados en racimo, a grupos de veinte personas ataviadas con los trajes saharauis melfas y darrás y, sobre ellas, proyectó imágenes e iconos relacionados con el conflicto del Sáhara Occidental.

Su pretensión no era otra que unir físicamente a las personas para reclamar solidaridad para la causa saharaui, cuyas demandas de devolución de su tierra ocupada es reconocida legalmente por la ONU pero ignorada por el mundo, para cambiar el punto de vista de la sociedad sobre esta situación injusta.

Esta ‘performance’ audiovisual, que se editará bajo el nombre de la Piñata Humana, se estrenará el próximo 19 de septiembre en Madrid, en el Templo de Debod, dentro de la programación de El Don Saharaui, propuesta artística diseñada por Federico Guzmán para la Noche en Blanco. La acción de López-Aparicio es una imagen alegórica del regalo, don en el que se centra la noche comisariada por Rafael Doctor. Una piñata humana es un regalo de sensaciones, individual y comunitario, asegura el artista.