Cada 5 de diciembre celebramos el Día Internacional del Voluntariado, decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 17 de diciembre de 1985.
Como leemos en su Resolución 40/212 «La paz y el desarrollo sostenible necesitan a los voluntarios».

Si bien es cierto que el pueblo saharaui y todo el movimiento de solidaridad vimos convertirse en papel mojado muchas resoluciones que al día de hoy se incumplen, manteniendo el Sahara occidental en un status quo inamovible hasta el día de hoy por la irresponsabilidad política y ética de países como España, EEUU y Francia, que responden solo a macrointereses económicos y estratégicos, sí ponemos en valor esas palabras de la Resolución 40/212, recordando que la paz y el desarrollo sostenible necesitan al voluntariado tal como todo el pueblo saharaui, que precisamente gracias a los esfuerzos diarios y voluntarios de miles de personas sigue resistiendo una injusticia política y una violación sistemática de sus derechos desde hace más de 40 años.

Gracias al voluntariado, cada año miles de niños y niñas saharauis pueden ver garantizados sus derechos de alimentación, salud y educación, disfrutando de unas Vacaciones en Paz.

Gracias al voluntariado, cada año miles de kilos de alimentos llegan a los campamentos con la Caravana por la Paz, para sustentar al pueblo refugiado en el desierto de Tinduf, cuya canasta básica sigue reduciéndose por falta de financiación internacional.

Gracias al voluntariado, jóvenes saharauis pueden aspirar a un futuro mejor, estudiando y trabajando, y cultivando su sueño de contribuir al establecimiento de su país independiente.

¡Gracias! A todo nuestro voluntariado, por creer en nosotr@s, apoyarnos en nuestro trabajo, compartiendo los valores de paz y libertad por y para un Sahara libre e independiente.

Un año más, miles de gracias a todo nuestro voluntariado, porque sin vosotr@s no podríamos estar nosotr@s.