La defensora saharaui de Derechos Humanos regresaba al Sahara ocupado después de recibir en Nueva York el “Premio Coraje Civil 2009” de la Fundación Train

Tras retenerlos en dependencias policiales, han sido trasladados sin conocerse por el momento su paradero

Aminetu Haidar llegaba a las doce del mediodía al Aaiún desde el aeropuerto de Las Palmas de Gran Canarias, acompañada de un equipo de grabación coordinado por el periodista español Pedro Barbadillo. En principio, según información del propio Barbadillo, se les impidió grabar y fueron separados unos de otros. Posteriormente, según fuentes saharauis de El Aaiún, han sido retenidos en dependencias diferentes y trasladados fuera del aeropuerto, sin conocerse por el momento su paradero.

“No tengo miedo, pero estoy segura que voy a sufrir la represión de Marruecos cuando vuelva al Sahara”. Eran las rotundas palabras de Aminetu Haidar antes de su viaje de regreso al Aaiún. La defensora saharaui de Derechos Humanos pensaba que podía ser detenida, como lo fueron el mes pasado sus siete compañeros, o que le retirarían los papeles para impedirle salir del Sahara a visibilizar internacionalmente la situación de secuestro de derechos bajo la que vive su pueblo.

Aminetu Haidar, considerada la «Gandhi Saharaui», describía la situación actual en el Sahara Occidental ocupado como alarmante, denunciando la escalada de la represión policial, la celebración de juicios militares a la población civil y la detención ilegal o la requisa de documentos y arresto domiciliario de otros y otras saharauis que también reclaman el respeto a los Derechos Humanos en las zonas colonizadas por el gobierno marroquí. “Hemos regresado a la peor época de Hassan II”, sentenciaba. Los siete activistas detenidos el pasado 8 de octubre a su regreso de los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf se enfrentan a un tribunal militar que podría condenarlos a muerte. Ahmed Alnasiri, Brahim Dahane, Yahdih Ettarouzi, Saleh Labihi, Dakja Lashgar, Rachid Sghir y Ali Salem Tamek son miembros de reconocidas organizaciones de defensa de Derechos Humanos y otros grupos de la sociedad civil.

Mientras los líderes mundiales se postulan por derribar todos los muros que atentan contra la legalidad internacional, lo que incluye el que divide en dos el Sáhara Occidental con millones de minas antipersonas, la activista saharaui declaraba que “es una aberración que la misión de la ONU en el Sahara, la Minurso, sea la única misión de paz en el mundo que no contempla defender los derechos humanos en el territorio sobre el que actúa”. En este sentido, Francia se opuso recientemente en el Consejo de Seguridad a la ampliación del mandato de la MINURSO para la protección y vigilancia de los Derechos Humanos en los territorios ocupados del Sahara Occidental.

El pasado 20 de Octubre, Haidar recibió en Nueva York el “Premio Coraje Civil 2009” de la Fundación Train, que honra a quien realiza actos extraordinarios “de resistencia al mal con gran riesgo personal”. En 1987, con 21 años, fue una de las 700 personas detenidas por participar en un mitin que pedía el referéndum de autodeterminación. Permaneció «desaparecida» sin cargos ni juicio durante cuatro años, torturada junto a otras 17 mujeres saharauis. En 2005, la policía marroquí la volvió a detener y golpear tras su participación en una manifestación pacífica. Fue liberada después de 7 meses gracias a la presión internacional de organizaciones como Amnistía Internacional y el Parlamento Europeo. Desde entonces, Aminetu Haidar ha recorrido el mundo para denunciar la ocupación militar marroquí y la violación sistemática de derechos de la población saharaui y para abogar pacíficamente por el derecho de su pueblo a la autodeterminación.

Nació en 1967 en El Aaiún (Sáhara Occidental), es madre de dos hijos y tiene un bachillerato en literatura moderna. Ha sido galardonada, entre otros, con el Premio de Derechos Humanos Robert F. Kennedy 2008, el austríaco Silver Rose Award 2007 y, un año antes, con el Premio de Derechos Humanos Juan María Bandrés. Fue nominada por el Parlamento Europeo para el Premio de Derechos Humanos Andrei Sakarov, ha sido candidata para el Premio Novel de la Paz y Amnistía Internacional (EE.UU.) presentó su candidatura para el Premio Ginetta Sagan.