Fuente: El Mundo

La activista y defensora de los derechos del pueblo saharaui Aminetu Haidar ha sido reconocida por el Gobierno vasco con el Premio René Cassin 2011 de Derechos Humanos. El fallo del jurado subraya que Haidar «representa la lucha del pueblo saharaui por la defensa de los Derechos Humanos» frente a unas autoridades marroquíes que «rompen con los derechos reconocidos por el Derecho Internacional y restringen las libertades de expresión, reunión y asociación».

Aminatu Haidar, según ha recordado en un comunicado el Departamento de Justicia y Administración Pública del Ejecutivo, permaneció encarcelada entre 1987 y 1991, sin que se conociera su paradero, y en 2005 resultó gravemente herida durante una manifestación. Fuedetenida por las autoridades marroquíes en el hospital donde estaba ingresada y, posteriormente, fue trasladada a prisión. Permaneció en la cárcel durante varios meses y llevó a cabo una huelga de hambre que debilitó gravemente su salud.

En noviembre de 2009, cuando regresaba a su ciudad tras recibir en Nueva York el Premio al Coraje Civil 2009, de la Fundación Train, fuenuevamente detenida por las fuerzas policiales y de seguridad marroquíes en el aeropuerto de El Aaiún, Territorio No Autónomo del Sáhara Occidental. Posteriormente, fue expulsada de El Aaiún y protagonizó otra huelga de hambre en la propia terminal del aeropuerto de Lanzarote.

Candidata al Premio Sajarov de Derechos Humanos, mientras cumplía condena, fue galardona con el Premio Juan María Bandrés a la Defensa del Derecho de Asilo y la Solidaridad con los Refugiados, de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. Recientemente le ha sido concedido el Premio Silver Rose, de la alianza internacional de ONG Solidar por su sabor por la libertad y la dignidad humanas.

Labor «complicada»

El jurado destaca que la defensa de los derechos del pueblo saharahui «resulta aun más complicada y arriesgada para las mujeres saharauis que, desde su papel fundamental en el desarrollo de la vida tradicional, han sido y son objeto de graves abusos a sus derechos humanos».

En la concesión de este galardón a la persona de Aminetu Haidar se ha tenido también en consideración su condición de representante del colectivo de «activistas de Derechos Humanos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental», tal y como señala su candidatura.

El jurado que ha otorgado el premio estaba integrado por la consejera de Justicia y Administración Pública, Idoia Mendia, la viceconsejera de Justicia, María Victoria Cinto, la directora de Derechos Humanos, Inés Ibáñez de Maeztu, y José Ángel Cuerda, Edmundo Rodríguez, María Oianguren, Silvia Escobar y Gorka Landaburu. El galardón, cuya finalidad es reconocer públicamente y premiar a aquellas personas o colectivos que con su trayectoria personal o profesional dan testimonio de su compromiso en la promoción, defensa y divulgación de los Derechos Humanos, consiste en una distinción honorífica, en un reconocimiento público y una dotación económica de 16.550 euros.

La denominación del premio recuerda la figura de René Cassin, principal inspirador de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en 1948, y que jugó un papel esencial en la elaboración del Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950. Galardonado con el premio Nóbel de la Paz en 1968 por su combate a favor de los Derechos Humanos, consagró el premio a la creación del Instituto Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo.