A VUELA PLUMA HOY DIA INTERNACIONAL DEL COOPERANTE

Por: Miguel Castro – Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla.

Se trata de una celebración de carácter anual instaurada, en el año 2006, en reconocimiento público a la labor de los profesionales de la Cooperación y la difusión de los valores que representan en la lucha por la erradicación de la pobreza, la igualdad y los derechos humanos en la Mundo. Objetivos que se ajustan a la celebración del Día del Cooperante coincidiendo con el aniversario de la firma de la Declaración del Milenio por las NN.UU.

Las fuentes más halagüeñas anuncian que en España existen casi 3.000 especialistas que trabajan con organizaciones humanitarias y realizan su labor en el “tercer mundo”, o en sedes de ONGD. Don hombre y mujeres con una adecuada formación o titulación académica oficial, con una probada experiencia profesional, a los que se les  encomienda la ejecución de proyectos o programa en el marco de la Cooperación para el Desarrollo.

Pero la verdad es que desde que se inició la actual crisis económica, infinidad de organizaciones (ONGD) han reducido drásticamente sus actividades dejando en la calle a millares de estos profesionales. En España, el Gobierno central, las autonomías y ayuntamientos, no sólo han reducido considerablemente sus aportaciones económicas (del famoso espíritu de 0,7%), sino que en la mayoría de los casos han suprimido las subvenciones en materia de cooperación al desarrollo y acción humanitaria, con lo que las organizaciones, se han visto imposibilitadas de poder seguir prestando las ayudas a los países más necesitados o en vías de desarrollo, frenando a miles de cooperantes que no pueden hacer su trabajo.

Hoy, tras más de 20 años desde que España se comprometiera solemnemente a dedicar la aportación del 0,7% para la Cooperación al Desarrollo, no se ha alcanzado tal porcentaje, si no que en el mejor de los casos ha quedado en 0,4%. En la actualidad, donde aún perdura a trancas y barrancas ese compromiso, no llega a alcanzar el 0,2%, y como máximo puede rozar el 0,3%.  

A pesar del drama humano que se está viviendo durante estos días con millones desplazados y refugiados que huyen de la guerra en Siria, Iraq, Libia, etc. con destino a Europa, los jefes de estado y gobiernos de la UE, lejos de haber cumplido con el espíritu del Milenio, cierran sus fronteras, ponen alambradas y se pelean entre ellos para establecer cotas de acogimiento y rechazando el acogimiento de los desplazados, cuando la mayoría de los países europeos junto a EEUU,  Inglaterra, Francia o la mismísima España, son también culpable de los conflictos generados en oriente medio y próximo, de donde salen la mayoría de las personas que buscan un lugar seguro para sus familias.
  
El mayor descaro y cinismo lo está teniendo en estos días el discurso del PP y del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que propone una solución a los desplazamientos, “…invirtiendo recursos económicos para crearles condiciones de refugios seguros en sus lugares de origen”, y  evitar que nos lleguen por cientos de millares a Europa. En los casi cuatro años de gobierno, Rajoy ha reducido en un 70% los recursos de Cooperación al Desarrollo.
Pero lo más deleznable es la miserable propaganda que han estado haciendo en complicidad con ciertos medios de comunicación que les sirven de voceros, presentando a  los cooperantes, como personas que “…hacen turismo social gratis, en países exóticos”, como forma de desprestigio con el insano mensaje “…si quieren ayudar a alguien que atiendan las necesidades de aquí”. Evidentes necesidades provocadas por sus mezquinos recortes, que han creado bolsas de extrema pobreza, desahucios de viviendas, paro obrero y miseria por doquier. 

Para acabar nos sumamos a este merecido homenaje de reconocimiento a los y las cooperantes, y al mismo tiempo hacerlo extensivo a los cientos de miles de hombre y mujeres que componen el amplísimo colectivo de cooperantes – voluntarios que no son profesionales, pero que hacen un extraordinario y desinteresado trabajo no retribuido y como personas asociadas apoyan el trabajo de las organizaciones, tanto aquí, como en el terreno. 

Si en algo hay que agradecer a los medios de comunicación en el trágico momento actual que se está viviendo, con los refugiados que llegan a las costas de Europa, es que la propia sociedad, está rompiendo el esquema creado por las administraciones contra las ONGD, y de nuevo la sociedad nos vuelve a ver con mejores ojos, incluso de admiración, tanto a los cooperantes, como al voluntariado y a las ONGD.  
Sevilla, 8 de Septiembre de 2015